martes, abril 15, 2008

HARRY POTER, NICOLÁS FLAMEL Y LA COCINA


Foto: Orangel Estrada

Muchos de mis amigos son admiradores de Harry Poter, ese pequeño niño que en Hogwarts estudia el arte de la magia. En lo personal creo que la cocina tiene mucha coincidencia con la magia, dicen que lo observado en el proceso de cocción de una pieza de carne en el horno, los colores que se producen, tienen similitud con los colores que se pueden observar en el proceso alquímico. La verdad es que de eso no sé nada, sólo que me gusta pensar que esto es así, que al cocinar por el arte de la alquimia transformamos la materia en alimento, no sólo para el cuerpo sino para el alma.

Nicolás Flamel que los seguidores de los libros de Poter recordarán como amigo de Dumbledore, al parecer fue un personaje histórico que encontró un texto antiguo que le llevó 21 años descifrar, allí halló todos los secretos del Ars Magna y aprendió las transmutación real de los metales en oro. Al parecer también encontró el elixir para lograr la inmortalidad. Mi amigo Orangel Estrada tomó esa foto
que les pongo, de la casa Flamel en París, la cual por cierto forma parte del Relais Gastronomique, ¿casualidad? Hoy al ver ésta foto me siento como cocinero, como un pequeño alquimista o un aprendiz de los secretos de la magia, quizás lo juzguen fantasioso o un poco infantil, pero que sé muchos cocineros profesionales y aficionados han sentido esto alguna vez frente a los fogones.

2 comentarios:

Karina dijo...

La primera vez que hice hilos de caramelo me sentí así. Con el miedo que siempre me dió el caramelo (mi tía se quemó la mano una vez e introdujo ese miedo en nuestra psique familiar) poder tocarlo y hacer hilitos me pareció más cerca de Julio Verne que de Scoffier.

Antonio Gámez dijo...

Bello recuerdo,

Los hilos de caramelo me hacen sentir medio Hansel, en casa de la bruja que me engorda y me hace pensar que a Gretel ya se la cenó...

Saludos Dulzones