viernes, marzo 21, 2008

DEGAS, EL AJENJO Y LA IMPRESIÓN QUE TENGO DEL IMPRESIONISMO


E. Degas, La bebedora de ajenjo (L'Absinthe), 1876, óleo sobre lienzo,
MuséeOrsay, París.


Les pongo una pintura de Edgar Degás, un pintor que me encanta. Más impresionismo, que obsesión, más ajenjo, cómo en Mont Matre con los poetas malditos. Me llama la atención eso de los licores prohíbidos, ví en un programa de History Channel, donde explicaban que lo de la prohibición del ajenjo y la campaña en su contra fue una estrategia de los viñedos franceses que a causa de una terrible enfermedad que les dió a las vides, y las consecuencias de ello, había perdido terreno el vino frente al ajenjo, bebida favorita de los poetas, pintores y todos aquellos de vida bohemia de París del Siglo XIX.

Aunque está prohibida en la mayoría de los países, el ajenjo ha tenido un resurgimiento hoy día. En Alemania y en España, tengo entendido la producen y es legal; en los EEUU al parecer hay quienes la producen también. La llamada Hada verde vuelve a volar.

Curiosamente a esta pintura le pusieron Ajenjo posteriormente a su creación, originariamente se la llamó Un esbozo de un café francés, y más tarde Figuras en el café o En un café. El título se cambió definitivamente en 1893 a L'Absinthe, con el que esta obra es conocida hoy en día.

4 comentarios:

maya dijo...

Hola Antonio:
Cuando fui a Praga se vendía Ajenjo en todas partes, allí es legal, la ultima noche la pasamos navegando sobre el río Moldava escuchando jazz en brazos del Hada Verde.
Tengo una botella en mi casa, cuando vengas a Caracas te invito un trago.

Antonio Gámez dijo...

Que?????

Qué fino, un trago apenas? bueno, voy pronto. En serio en unos días voy por allá.

Saludos y gracias por la invitación

maya dijo...

Avisame entonces para vernos...

Antonio Gámez dijo...

Claro que sí.

de nuevo gracias por la invitación. estoy emocionado por probar el Hada verde